El viento, el mar y tu nombre.

El viento, el mar y tu nombre.

22/03/2017
Las olas gritaron tu nombre.
 
Desperté desesperado con el resonar de las letras que te conformaban.
 
Salí hasta la playa y el viento susurró un te quiero.
 
La arena se levantó con el toque de la brisa marina y frotó mi cuerpo con delicadeza.
 
Sentí tus manos y tu cuerpo.
 
Las estrellas iluminaron el sendero hasta el mar.
 
Caminé decidido hacia la orilla y el agua mojó mis piernas.
 
Subió lentamente hasta mis rodillas.
 
La luna me miró con desconsuelo.
 
La sal me sabía a lágrimas y las lágrimas me sabían a ti.
 
Saboreé tus labios y tu lengua.
 
Las olas rozaron mi estómago y después mi espalda.
 
Mi cuerpo daba vueltas a tu lado.
 
El viento continuó gritando tu nombre.
 
El cielo lloró junto conmigo y las gotas despertaron mi alma.
 
El agua llegaba hasta mis hombros y solo mi cabeza surgía a la superficie.
 
Las estrellas dejaron de brillar y la luna se escondió detrás de una nube.
 
La sal, las gotas, la tristeza y la vida se entremezclaron en una corriente ininterrumpida.
 
El aire dejó de gritar y solo las burbujas decían tu nombre.
 
Mi cuerpo se arremolinaba con el tuyo.
 
La arena golpeaba mi cuerpo.
 
Las rocas recelosas intentaban participar y el agua me aventaba hacia ellas.
 
Dejé de escucharte.
La luz desapareció del mar y todo fue vacío.
 
En medio de ese vacío te encontré.
 
Tu cara hecha de conchas y tu sonrisa de arena.
 
Tu piel de alga marina y tu pelo de corriente de mar.
 
Tus ojos dos pequeñas perlas submarinas.
 
Tus piernas.
 
Tus brazos.
 
Tu vida.
 
Te seguí en silencio.
 
Te miré como aquel día en que dejé de verte para siempre.
 
Igual que aquella noche en que el viento te gritó algún nombre.
 
Y tú, tú decidiste seguirlo hasta el mar.
 
square-error.jpg Campos requeridos El formulario no ha sido enviado, favor de verificar los siguientes campos:
← completar formulario