Un príncipe de juguete

Un príncipe de juguete

27/07/2018
Tengo muchas ganas de contarte que a veces juego a que soy un príncipe. Tengo todo planeado. Un apellido «real» varios títulos nobiliarios actitud. No sé por qué te cuento esto. En realidad quizás es solamente porque hace mucho que quiero decirlo. Te quiero decir que también a veces pretendo que soy un mago como Harry Potter y que no solo tengo un príncipe entre mis personajes imaginarios sino que hay varios. Uno que vive en un mundo extraño, el que viene de Europa y ahora vive en Nueva York y otro que proviene de una larga línea descendiente azteca. Algunas noches me pongo una sábana larga sobre el cuello y la imagino como una capa o quizás un vestido -también ha sido toga- y estiro el cuello, altivo, tan «noble» como puedo ser. En las tardes me he imagino como un cantante famoso como un filántropo niuyorkino un escritor solitario una heroína.
Antes me idealizaba como un actor. Creo que más pequeño fui un power ranger y también un maestro pokemon, un ángel de Charly, un mini espía. Todos esos se fueron. Ahora solo quedan los príncipes, los magos, los actores y los embajadores culturales. Te lo cuento y en verdad no sé por qué. Tal vez solo quiero quitarme esta vergüenza y que me digas que tu también juegas a pretender que eres alguien más. Que me digas que no solo lo hiciste de pequeño sino que sigues haciéndolo en las noches cuando nadie te ve. Ahora, en mis mejores días soy un principe europeo, de ascendencia azteca que se permite ser escritor, actor y filántropo en sus tiempos libres. Todo eso soy.
square-error.jpg Campos requeridos El formulario no ha sido enviado, favor de verificar los siguientes campos:
← completar formulario